QUIENES SOMOS

Victor M. Soldevilla

Fotógrafo autodidacta y un auténtico incansable de la Semana Santa. Se inició como cofrade nada mas nacer ya que su familia es casi al completo "capillita". Ha editado cartelería, boletines, revistas oficiales del consejo, etc. Costalero en varias hermandades en La Línea de la Concepción y cuando suelta el costal coge la cámara para inmortalizar la semana de pasión.

Ildefonso Pérez

Fotógrafo freelance. Aunque especializado en prensa, también realiza fotografías en otros ámbitos como la fotografía cofrade, su pasión. También costalero en varias Hermandades de La Línea. Sus fotos han ilustrado varias publicaciones en nuestra semana grande tales como carteles, revistas y otras publicaciones.

Jesús Asencio

Fotógrafo muy conocido en el ámbito cofrade donde muchos ya le conocen como el "paparazzi de Dios''. Ha resultado ganador de varios certámenes del cartel oficial y ha ilustrado diversas revistas oficiales y otra cartelería de nuestra Semana Santa. Desde muy joven lleva inmerso en el mundo de las cofradías en el que 5 años atrás decidió dar el salto de las trabajaderas a la fotografía sacra.

La fotografía cofrade

 

Toda nuestra vida está documentada. A lo largo de toda ella somos retratados miles de veces, cada instante queda registrado con una fotografía. Una vida cofrade se retrata en el corazón, no hacen falta fotografías para dar testimonio de fe y dedicación a la hermandad de cada cual. Pero… Todos poseen fotografías de sus comienzos infantiles con los primeros hábitos de nazareno, túnicas turiferarias o dalmáticas ceroferarias en la juventud. Las familias de dilatada tradición cofradiera conservan con recelo los recuerdos de varias generaciones al servicio de las hermandades, ya sea en forma de vieja instantánea o en magníficas enmarcaciones para recordar los momentos más destacados. El testimonio generacional de la vida cofrade pasa por la fotografía, que habla cuando el corazón ha callado.

Cualquiera que sea aficionado a fotografiar los desfiles procesionales sabe que la dedicación a esos menesteres no resulta compatible con el disfrute de una estación de penitencia. Si has estado tras el objetivo sabes que hay algo que no has captado. Pequeños detalles, buenas chicotás, momentos de oración o interpretaciones únicas que se incorporan al recuerdo de los presentes. Cuando tienes el objetivo entre la puesta en escena de la cofradía y uno mismo hay aspectos, que no son puramente plásticos, escapando de ti. Es muy difícil captar esas sensaciones, esos momentos que cuestan explicar, esas cosas indefinibles que hacen única nuestra Semana Santa.

Queremos ser ese objetivo al servicio de la tradición, que nuestro trabajo sea testimonio de una forma de vivir la fe única en el mundo. Que la fotografía siga siendo el mejor testigo de una forma de vida. Pues la Semana Santa no es más que la vida en siete días y la Cuaresma no es más que la preparación a esa vida que cada año renovamos. Queremos seguir apostando por la fotografía como mecanismo de transmisión y a la vez como escaparate de lo que aquí hacemos cada primavera. Un arte que sólo a través de la vista puede hacernos oler incienso, sentir el calor bajo un faldón o palpar el tacto del ruán. Y con este arte… Cualquiera sabrá, en una sola imagen, cómo es esta forma de vida en nuestras hermandades y cofradías.

 

La memoria no guarda películas, guarda fotografías

-Milan Kundera

 

Juan Pedro Mendoza Mejias

Recordaros a todos que nuestras fotos están a la venta y todos los fondos irán destinados a hacer grande nuestra web y nuestro trabajo para que ustedes puedan disfrutarlo.